Un alto en el camino para recordar a los Detroit Pistons, el equipo de la década.

@Detroit Pistons


Mediante este artículo quiero analizar la situación por la que actualmente pasan los Detroit Pistons, un equipo al que le tengo un gran aprecio y del que siento orgullosamente sus colores, no tanto cómo el verde de Boston pero si que a un nivel que me ha hecho quedarme levantado muchas noches para ver sus partidos y celebrar hechos cómo la vuelta a lo más alto en el 2004 ( en una serie decidida contra todo pronóstico por 4-1 contra los por entonces todopoderosos Ángeles Lakers que venían de cosechar tres títulos seguidos) o por ejemplo para ver durante 4 años más cómo el equipo siempre aspiraba a lo más alto pero nunca lograba culminar bien la temporada, quedándose los tres últimos años, 2006, 2007, 2008 a las puertas de las Finales.

Aquel quinteto dirigido por Larry Brown, actual entrenador de los Charlotte Bobcats, me hizo apoyarme en otro equipo que no fueran los Boston Celtics, por aquel entonces en total decadencia y con un Paul Pierce demasiado sólo. Ben Wallace, Rasheed, Tay Prince, Rip Hamilton y Chauncey Billups y con gente cómo Corliss Williamson, Mehmet Okur o Lindsey Hunter por la banca hicieron mella en mis preferencias, causando incluso dejar de lado un poco la aficción que tuve siempre por la mítica franquicia de Massachusetts.


Año a año parecía que los Pistons lograrían el anillo, tan sólo era cuestión de confianza y buen hacer en los despachos con algún refuerzo puntual para la segunda unidad, pero eso nunca llegó, así pues en el 2005 y 2006 caímos derrotados dolorosamente con un plantilla que me atrevería a decir, poseía el mejor quinteto de la liga.

Fin de ciclo es una expresión puesta de moda en la sociedad actual, reflejo de un mundo que devora el hoy a la velocidad de la luz y olvida rápido el ayer. Al otro lado del Atlántico ni siquiera da tiempo a digerir un fin de ciclo cuando se trata de deporte. Allí incorporan inmediatamente el término reconstrucción. En la NBA van más allá y existe una transición asimilada, un cambio tranquilo en el que un equipo vencedor pasa a la mediocridad sin hacer ruido, de la noche a la mañana, replegando sus gloriosos recuerdos en banderines que cuelgan del techo de un pabellón. En esa fase se encuentra exactamente los Detroit Pistons.

Corren malos tiempos en la Motown, en la ciudad del motor, en el corazón de Michigan. Los Pistons encaran un futuro incierto tras una década dorada, brillante y coronada con un anillo en 2004, el tercero de la franquicia tras los dos aportados por los ilustres Bad Boys a finales de los 80. Esta temporada ha quedado desalmado el equipo más sólido de la Conferencia Este en los últimos diez años.

Boston Celtics puso fin a las últimas esperanzas en Detroit tras caer derrotados en Finales de Conferencia en el 2008.

Como suele ocurrir en la NBA fue un proceso de desmantelación que se inició con el traspaso de Chauncey Billups en noviembre de 2008 con el objetivo de acaparar la mayor masa salarial posible de cara a este verano pasado, cuando Dumars realizó uno de sus pocos movimientos en falso, fichar a Gordon y Villanueva, dos hombres que no valen para soportar el peso de la reconstrucción de un equipo tal cómo los Pistons.


Los Pistons del nuevo milenio serán recordados por la hegemonía que impusieron en la costa Este cuando acapararon las finales de conferencia durante seis temporadas consecutivas desde 2003 hasta 2008. El Palace de Auburn Hills, se quedó pequeño para presenciar la supremacía del equipo tricolor, presenciando lleno absoluto durante varias temporadas y continuando aún a día de hoy siendo una de las canchas más visitadas.


Larry Brown conjuntó un quinteto que todo el mundo recitaba de memoria: Chancey Billups, de base; Rip Hamilton, de escolta; Tay Prince, de alero; Rasheed Wallace, de cuatro y Big Ben Wallace, de cinco.

El súmmun de los Pistons tocó techo en las Finales de 2004 contra todo pronóstico, contra todo análisis y contra los Lakers de Kobe Bryant, Shaquille O'Neal, Karl Malone y Gary Payton la NBA sucumbió al asombro de una versión 2.0 de los Bad Boys. Evidentemente los Isiah Thomas, Joe Dumars y Bill Laimbeer son irrepetibles e incomparables, pero aquellos Pistons de 2004 llevaban su mismo sello, su misma alma que impregnó a toda la Motown.

En 2005 los Pistons llegaron a aportar a cuatro de sus titulares al All Star , y el equipo fue metiendo la cabeza año tras año en las finales de conferencia, seguramente pagando la mella y el cansancio de jugar 82 partidos a pleno piñón, curso tras curso, sin reparar en la gasolina de cara a los play off.

El respeto que infundió Detroit es algo que el seguidor de la NBA de la última década lleva grabado en la mente. Luego pasó lo de casi siempre. Los millones de dólares se llevaron a Ben Wallace a los Bulls en un fracaso estrepitoso, Billups fue medio deportado a su casa en Colorado y tiene a Denver a toda caldera y Rasheed Wallace cogió la puerta para dar sus últimas voces en los veteranos Celtics.

En los Pistons de hoy aguantan el estandarte un Hamilton muy mayor y un Prince muy solitario. Dumars tiene a día de hoy un duro trabajo por delante, resolver el problema con el que ya contaba, reconstruir tras la marcha de Billups y además solventar el error de este verano tras los fichajes de Ben Gordon y Charlie Villanueva.

Y tras este artículo se me viene una interesante cuestión a la mente, ¿por qué no rescatar del olvido a Rip Hamilton y Tay Prince y traérles a Boston para de nuevo para aspirar a lo máximo? Ya se intentó por Febrero e incluso en verano pero las negociaciones no salieron adelante. Ahora, tras este fiasco de temporada en Detroit, con un Hamilton afrontando su declive y con un Tay Prince que no cuadra a día de hoy con la filosofía de Detroit las posibilidades de producirse tal traspaso crecen. Ojalá Ainge lo intente, no sólo por rescatar a dos de los integrantes del mejor equipo de la década, ( en la conferencia este) sino por conseguir una plantilla arrasadora y a precio de ganga.

Perdón por la extensión del artículo y por dejarme guiar por mis sentimientos, pero tras leer un fragmento sobre el tema en una web andaluza no he podido resignarme a escribir sobre los Detroit Pistons.





15 comentarios:

J-Bo dijo...

No se si se podrian repescar Prince y Hamilton para los verdes, pero seria cuestion de negociarlo.

Tambien supuso el unico anillo para un entrenador como Brown, que con la de sitios en que ha estado bien podria haber ganado alguno mas, que no quiero decir que no sea un excelente entrenador, pero algunos en un solo equipo han ganado seis veces mas que Brown en un porron de ellos, sera cuestion de suerte tambien.

(No pongo tildes porque esta estropeada la tecla en este ordenador)

Almanzor dijo...

También escribí sobre los Pistons hace algunas semanas. Me parece que ha sido una de las reconstrucciones peor llevadas de los últimos años (con permiso de los Pacers). Salidas de jugadores claves que no ha sido sustituidos por jugadores de su nivel, malas elecciones en el Draft y perdida total de la identidad del equipo.

El futuro de los Pistons debe pasar por echar a Kruger, traspasar a Prince y Hamilton y buscar jugadores jóvenes en plan Memphis.

Saludos

The Virus dijo...

@ J-Bo... Se negoció en Febrero y en verano pero no salio adelante... este verano si que podría suceder visto el panorama en la Motown.

Tranquilo por las faltas ;)

@Almanzor... coincido en todo contigo. Lo que Dumars ha hecho este año ha sido una cagada y de no echar a Gordon y Villanueva me parece que va a seguir con otra mayor, se adelantó un verano y eso le va a pasar factura.

Lo único factible de todo esto es la aparición de un buen rookie con el que nadie contaba cómo es Jerebko.

El Viejo dijo...

Gracias The Virus. Chauncey Billups, Mr.Big Shoot, Richard "RIP" Hamilton, Tayshaun Prince "of The Palace", Rasheed Mr.Sheeeeeed Wallace, Big Ben Wallace. Un quinteto predilecto y que entre 2.004-2006 fue el mejor equipo defensivo de la NBA, en mi modesta opinión.

Lástima de séptimo choque en San Antonio y el inesperado bajón físico ante Miami en 2.006, cuando iban abocados a una tecera final seguida. Queda el recuerdo, que no es poco.

Si Big Ben no hubiera hecho el tonto, hubieran sido la nueva dinastía. Pero se quedaron en un equipazo con mayúsculas pero sin ese punch que hubieran tenido conservando todo su arsenal.

Tremendo, me ha encantado el artículo.

The Virus dijo...

Paliza al descanso contra los Cavaliers !!!!!!!!!!!!!!!

64 - 49 y triple final de Rajon Rondo.

xiscof1 dijo...

Virus, ¿conseguiremos ganar? ganando de 20 y los Cavaliers sin entrenador... como no ganemos hoy ya no se cuando será. Necesitamos una victoria de paliza contra un equipo como los Cavs para cojer confianza

xiscof1 dijo...

Madre mía como está Ray!!! no falla un triple!! ojalá esté así en playoffs

xiscof1 dijo...

Madre mía, perderemos al final. 12-3 para empezar el último cuarto, menuda caraja en 6 minutos

The Virus dijo...

He estado unos minutos fuera y cuando vuelvo me encuentro con esto... menudo desastre... como no ganemos ya no hay remedio.

The Virus dijo...

16 ptos de LeBBron contra 5 de todo Boston... desastre

Bango dijo...

Esperemos que no la líen al final, go Celtics!

The Virus dijo...

¿Que coño le paso a LeBron?

xiscof1 dijo...

He sido incapaz de ver el final. Estaba viendo que perdíamos y no hubiese soportado verlos perder después de ir ganando de 22. Menos mal que al final han aguantado pero así no se puede jugar un último cuarto...

The Virus dijo...

Desastroso final cuarto, pese a ganar ;)

Gran partido si olvidamos el último cuarto, cómo algunos hemos dicho este equipo puede ser capaz de todo.

R1Molano dijo...

A pesar de que no es el tipo de basket que me gusta, aqui uno que fue mas de los Pistons que media Motawn en la final contra aquellos Lakers prepotentes de los "los 4 fantasticos" que acabaron siendo Superman Shaq (que destrozo le hizo a los pivots de Detroit, que menuda coleccion que tenian con Davis, Campbell y esos veteranos de mil batallas), Bryant tirando pedradas tras los largos brazos de Prince, Malone lesionado, Payton arrastrandose y acabaron metiendo balones dentro a Medvedenko (¿Que seria de ese tio?)

CONOCIENDO A LOS ROOKIES por Hanzinho Más allá de gustos personales o jugadores talentosos que cayeron en el draft y los pasamos, Doc y Danny eligieron en el draft y es lo que tenemos. Por lo tanto, basado en eso vamos a hacer una pequeña descripción y proyección de lo que podremos encontrar en estos tres nuevos Celtics. Jared Sullinger 20 años, 6,9 de altura, 268 libras, largo de brazos de 7,1, longitud de 8,9 (altura más brazos estirados) Mejor Caso: Kevin Love / Al Jefferson con garra / Luis Scola con carisma. Peor Caso: Brandon Bass / Leon Powe más pesado / Big Baby Davis inteligente. Considerado un top 5 desde la secundaria. Si bien tiene una estatura inferior a lo que se requiere para un interno, a diferencia de un Big Baby por ejemplo, eso lo compensa con un muy buen largo de brazos. Por debajo del promedio en cuanto a atletismo, podría tener problemas en defensa. (Por eso se vería mejor como centro). Su peso y fundamentos lo hacen inamovible en el poste bajo. Si bien puede encestar desde afuera, su ofensiva pasa por un gran juego de poste bajo a la antigua, con gran toque, mucha garra, e incluyendo en su repertorio ganchos con ambas manos. Luchador e inteligente no le teme al contacto, de hecho, como protege bien el balón siempre lo busca sacando faltas a un gran ritmo. De vez en cuando puede sorprender con una volcada espectacular pero su juego será la mayoría de las veces por debajo del aro. Por eso mismo, algunos dudan de su capacidad para ser eficiente en la NBA enfrentando a jugadores más altos y atléticos que él. Pero Sullinger como pocos, es un ganador nato y tiene una inteligencia muy por sobre el promedio. Si lo respetan las lesiones (problemas en la espalda y tener una pierna más corta que otra donde a pesar de esto apenas se perdió 2 partidos en su 2 años de universidad), estamos ante un gran jugador que variará entre centro y ala pivot segun el compañero que tenga y a quien enfrente. Por garra, ética de trabajo y corazón jamás se quedará corto. Fab Melo 22 años, 7.0 de altura, 255 libras de peso, largo de brazos de 7,2, longitud de 9,2 (uno de los más altos del draft) Mejor caso: Una versión pobre de Andrew Bynum / DeAndré Jordan con mejor mano. Peor Caso: Ryan Hollins más pesado y sin la garra. La gran polémica de la noche del draft, un jugador que en lo personal y el de muchos aficionados no gustaba. Melo es un centro que recién empezó a jugar Basket en el colegio. Aún con esto, su curva de progreso y proyecciones de lo que "podría" hacer son realmente positivas. El problema es que ese "podría" es demasiado grande. Primero que todo estamos ante otro portento físico. A diferencia de Sullinger el pasado futbolero de Fab le da cierta movilidad por sobre el promedio para un centro, además tiene un muy buen timing para dar tapas. Capacidad de saltar rápido. Aceptable pasador. Los problemas pasan en que como Syracuse siempre ha jugado en zona, no sabemos si será un buen defensor de poste bajo o rebotero. Lo positivo pasa porque ya sin el esquema de zona, en ofensiva es un excelente rebotero ofensivo. Hablando de ofensiva, aparte de volcar todo lo que toca, se le ve una muy buena mano. Lo otro negativo son las dudas sobre su "inteligencia" y posible falta de ética por su magro rendimiento académico. Sobre esto él mismo lo ha explicado. No le interesaba estudiar ya que su vida es el basket. (Recordemos que su papá murió cuando era un niño y viajó a Estados Unidos casi al mismo tiempo para jugar basket) Sobre su falta de ética, de un año a otro en la universidad bajó como 10 kilos, y no es de extrañar que lo siga condicionado. En la última entrevista el mismo ha dicho que lo único que quiere es aprender de Garnett, el cual, ya lo llamó para aconsejarlo. Si bien puede colaborar en defensa desde ya, estamos sin duda ante un proyecto. Para mi sorpresa, mejor de lo que yo mismo pensaba. Lo fundamental será la atención que ponga Fab en los consejos y la tutela que le de Garnett, si lo hace, tendremos un centro de los que escasean en la NBA por muchos años. Kris Joseph 23 años, 6,7 de altura, 215 libras de peso, Largo de brazos: 6,11(!), Longitud 8,8 (Apenas una pulgada menos que Sullinger) Mejor Caso: Danny Green más alto y con mejor manejo de balón / Mickael Pietrus con manejo de balón. Peor Caso: Jr Giddens De carismática personalidad, estamos ante el típico jugador de segunda ronda que hace un poco de todo pero no hace nada extremadamente bien. En ataque, si bien no tiene un atletismo destacado o un muy avanzado manejo de balón, puede volcarla seguido y crear su propio tiro con bastante eficiencia. No tiene un patrón de ataque definido si no que puede encestar de todas partes y de todas las formas. siempre con más maña que atletismo puro. (Léase Paul Pierce). Toma 4 triples por juego encestando un muy aceptable 35% . Su promedio de rebotes es por encima de la media para su puesto. En defensa nos encontramos ante un muy buen jugador, cuyo ridículo largo de brazos, anticipacion e inteligencia lo hace una fuerza defensiva, robando mucho balones y cortando lineas de pase. El problema pasa que al igual que Fab Melo, al jugar en Syracuse no se sabe a ciencia cierta su efectividad de defender hombre a hombre. Pero por lo que se puede ver tiene un excelente movimiento lateral. De contar con minutos puede ser una grata sorpresa. Sobretodo jugando al lado de un jugador como Rondo.